ESCRIBIRLO TODO PARA LA MUERTE – Poemas de Pedro Arturo Estrada


Foto Archivo particular

PEDRO ARTURO ESTRADA (Colombia, 1956) Ha publicado nueve libros de poemas. Premio nacional Ciro Mendía en 2004, Sueños de Luciano Pulgar en 2007, Beca de creación Alcaldía de Medellín, 2012 y Casa Silva, 2013.



ESCRIBIRLO TODO PARA LA MUERTE

POEMAS DE PEDRO ARTURO ESTRADA
 

ANTIORACIÓN

Que la vida me agarre confesado
boca arriba del miedo
aleteando en el azul
Una sola canción
una palabra sola
—dioses desconocidos
cantaré para vosotros
No pido ningún cielo
No ignoro vuestro infierno
Solo este instante es mío
No lo carguéis de eternidad
Dejadme ir cuando quiera
No me atéis
No pidáis mi fidelidad
—Mi fe última
Esa apenas me alcanza
para el día.

 

 

 

 

SILENCIOSO HORROR

De los días que uno tras otro
no fueron la vida 
—que estuvo siempre en otra parte
Del camino que no elegimos
La dicha que pudo haber sido y desdeñamos
La verdad no vista a tiempo
La mano que no se tendió
y hubiera salvado algo
De la vieja costumbre de creernos a salvo
porque vuelve la luz a los ojos abiertos 
mientras duerme lo informe bajo techo
Rostro del horror escondido en la belleza          
—La misma luz de lo amado.

Carlos Granada, Angustia – 1970

 
PERMANENCIA
Permanecerá sólo la devastación
La pesadez del cielo
en la pupila fría
De la tierra ascenderá entonces
el reclamo de lo muerto
La lengua del fuego imprecando
la masacre de los delfines
el desuello vivo de los pequeños
habitantes del bosque
la tortura del aire y del agua
cuyas voces ya habrán gritado
su sentencia inapelable
Permanecerá sólo la cuenca ávida del desierto
El vuelo rasante de la hoz
sobre los trigales del universo
Y en el fondo de toda la memoria
de unos dedos a cuyo roce
hubieran girado de otro modo
los goznes de la realidad
Las yemas de esa penélope del sueño
tejiendo y destejiendo una imposible
—belleza.

 

 

 

LA SOLA GRACIA

No obstante, el instinto
de asirnos a los bordes
De mantener la calma
frente al vértigo
La ingenua obstinación
por otro mundo
soñado en el vacío
Esta red de creencias
deshecha por el viento
llamada realidad
La gracia de fingirnos
habitantes del aire
Son el único triunfo
—todavía. 

 

 

 

MISERIA

Espuria promesa del reino
del país del mañana
cuando sólo teníamos ese trozo de pan
para el día siguiente
Cuando nos guarecíamos de la tormenta
bajo una piedra habitáculo de escorpiones
Cuando apenas podíamos copular en la sombra
avergonzados de nuestro deseo
de acunar esa pequeña llama
ese rescoldo de incendio en los ojos
Miseria de comprendernos mejor
cuanto menos palabras
cuanto menos sueños cumplíamos
cuanto más despojados
Miseria de no sabernos
de no querer saber
De no querer vivir
nada que estuviera
más allá de las manos.

Carlos Granada, El color de la vida, el color de la muerte – 1975

MEMORIAL

Hubo un tiempo para el alto sueño del viaje
más allá de la casa, el sempiterno patio,
el comedor penumbroso, el corredor helado
Una hora para la epifanía
del grano de arena y las alas del pájaro
La simetría dorada, la cifra, el continuum
de la música donde fluíamos con los ojos cerrados
Tiempo en el que pagamos con oro toda fe
y aguardamos pacientes el regreso de la gracia
Esperábamos tanto de nosotros
Todo lo dimos, todo lo apostamos
esquivando el aletazo de la incertidumbre
De pronto algo se rasgó
La grieta apareció y por allí
el resplandor del infierno tan temido
La mañana dio un vuelco feroz contra los ojos
El sol se vino abajo
Se hizo polvo el cielo
Y no tuvimos donde poner el pie
que no fuera ya sombra
de lo muerto.

 

 

 

ANÁFORA DEL VIAJE

Haber visto singlar las horas vacías
Haber oído el canto de sirenas
y contemplado inermes el ojo del Cíclope
para nada, para espantar con débil gesto
las moscas que regresan al rostro
Haber esperado desnudos
ante la aurora que avanzó
como una novia entrando en la casa
Haber escuchado todo Bach
todo Mozart con el cuerpo vencido
bajo la araña metálica del clave
con el hueso ingrávido
sobre las armonías del Celeste
Haber leído las páginas
del mismo interminable libro
que fueron todos los libros
en tanto que la vida
—otra vida
huía veloz por la tangente.

 

 

 

BELLEZA

Concentrado fulgor
Prenda última de los demonios
Belleza sólo para ella misma necesaria
En ella misma soberana
Belleza que sólo en nosotros se hizo escombro
Belleza que sólo en nosotros se hizo crimen
Belleza que sólo en nosotros fue terror.

 

Carlos Granada, Sin título – Sin fecha

FUGA

Olvido 
que en tu pulso nos ciñes
pudriéndonos sin pausa
Todo cuanto tocas es pliegue quemado
oblicuidad de la mejilla,
declive y desvío
Tiempo que, no obstante,
una urgida belleza nos revela
sin horizonte, en fuga siempre
renaciendo a la sombra
de todas las derrotas.

 

 

 

LECTURA DE PASCAL

Para Camila Charry
 
Esto que tratamos de entender
a fuerza de imaginación
más que de razonamiento, como una fe,
como un sueño sub specie aeternitatis.
Esto que flota y va con nosotros,
de afuera adentro y viceversa,
lo que en las noches se agiganta hasta el vértigo
y nos abre una fisura de extrañamiento
mientras hacemos que ordenamos,
que dominamos el pequeño espacio
de palabras e historias del día,
mientras rumores lejanos se apagan,
y el zumbido secreto de otro universo
a escala micro se esconde
tras la línea de lo inaudible
que llamamos silencio.
Fragmentos de realidad se juntan
bajo el foco de luz
de una conciencia
Instantes de eternidad nos atraviesan.
Qué somos, adónde vamos,
qué hacemos aquí indaga,
grita la estrella afuera o adentro
de los ojos del perro que nos mira,
por qué y para qué susurra el viento en la ventana.
Por qué buscamos aún más explicaciones
cuando apenas somos
esa antigua pregunta
y debería bastarnos.

 

 

 

BABEL

 

 …una grieta en el seno de lo dicho

                                Mercedes Roffé

Y tantos libros, tantos nombres
desbordando la estrecha memoria de un mundo
hecho sólo de ráfagas de presente
Y volver a leerlo todo para nada
Y volver a escribirlo todo para la muerte
Espuma y viento, mares de tinta que revientan
contra los acantilados de la noche
Y al fondo en la soledad de su cubículo
el último hombre, el último poeta
salvajemente mudo,
rabiosamente herido
de silencio
—y vacío.

 

 

 

Carlos Granada, El color de la vida, el color de la muerte – 1976

 
  

SUPERFICIES

El silencio no existe. Existe lo inaudible
en la superficie donde apenas percibimos
nuestra sombra
Tremor oculto de la vida
que ignoramos
—En la superficie sólo escuchamos
nuestro pensamiento
—En la superficie sólo hablamos nosotros.
De superficie a superficie
la verdad enmudece
De superficie a superficie
sólo la nada dice.

 

 

*

 

 

Abandonamos todas las razones
para tener razón
Se fragmentan los espejos
que devolvían un rostro
El que creíamos nuestro
—Y el rostro único de la verdad
Ahora todos los rostros son posibles
Todas las verdades
Todas las identidades casan
con nuestra nada

 

 

*

 

 

Como los nombres, como las palabras
que designan lo desconocido
Porque también desaparece la fijeza,
La mirada que aún nos dibujaba
La mano que demarcaba los contornos
La fe de estar presentes
De cruzar el umbral
La certeza de durar y fundar un territorio
El silencio no existe
Sólo existe lo inaudible
en la superficie.

 

* * *


NOTA BIOGRÁFICA
Pedro Arturo Estrada. Colombia, 1956. Ha publicado Poemas en blanco y negro (Editorial Universidad de Antioquia, 1994); Fatum (Colección Autores Antioqueños, 2000); Oscura edad y otros poemas (Universidad Nacional de Colombia, 2006); Suma del tiempo (Universidad Externado de Colombia, 2009); Des/historias (Cuadernos Negros Editorial, 2012); Poemas de Otra/parte (Cuadernos Negros Editorial, 2012); Locus Solus (Sílaba Editores, 2013); Blanco y Negro, nueva selección de textos (Letera Ediciones, NY, 2014) y Monodia (Letera Ediciones, NY, 2015). Es premio nacional Ciro Mendía en 2004, Sueños de Luciano Pulgar en 2007, Beca de creación Alcaldía de Medellín, 2012 y Casa Silva, 2013, entre otros. También ha participado en distintos festivales y encuentros de poesía en Colombia y E.U. Ha sido coordinador de talleres literarios con el ministerio de cultura y algunas instituciones educativas del país.

* * *

Derechos reservados
©Pedro Arturo Estrada

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *