RESPLANDECER EN EL VÉRTIGO – Poemas de Sandra Uribe Pérez


Foto / ©Felipe Castaño

 

 

 

KÍNDER

Aprendí a leer
en tus ojos
que ya me desterraron

Contigo se quedaron
todas mis vocales

 

 

 

 

 

SOBRE LAS PÉRDIDAS

Inútil el vuelo de la voz
cuando su ancha desnudez
se ofrece al tacto del silencio.

Inútil el río de la escritura
su pálpito desquiciado
el aire de las palabras
y su ilación con el vacío.

Inútil permanecer en la orilla
atado a la memoria de lo que no es.
Inútil respirar lo que no existe.

 

 

 

 

 

EXILIO

I
Abatida
espero que tu sombra evapore mi sangre
y extinga
          el pedazo de alma
que manchaste con tu saliva

II
Mañana
          un sabor desnudo
acariciará la memoria de tu hambre

Sólo falta pronunciar el adiós

III
Déjame al menos tu perfume de abismos
la sombra de tus palabras

No me quites la muerte

 

 

 

 

 

©Sandra Uribe Pérez / “Elevación” / Light Painting 

 

 

 

 

 

BULLICIO

Sé que hay un bullicio entre el silencio. Eso lo sé. Sé que el silencio es apenas una máscara del grito. Sé que una flor estruendosa baila en sus raíces. Sé que todo el germen del lenguaje habita en el alma de lo impronunciable.

 

 

 

 

 

AIRE VACÍO

Al ausentarse de la propia sombra es posible habitar la luz. Uno se sumerge entre la niebla y habla a ciegas de las cicatrices del abismo. Se alcanza a presenciar el vacío entre los huesos. Se llega a descubrir que no es posible volver a poblar el mismo cuerpo. Se palpa la desembocadura de la herida. Se respira el olvido.

 

 

 

 

 

LAS DOS ORILLAS

Tú estás en ambas orillas
Lucía Estrada

Has entrado en el relámpago
para beber de su luz
y luego de saciarte te descubres en la otra orilla.

Sientes cómo la niebla
baja por tu garganta
y comienza a apoderarse de tus palabras.

Experimentas el esplendor
en su máximo frenesí
y te sabes poseedora de la sombra.

Entiendes que todo lo oscuro
se aposenta en tu lengua
y las voces que fluyen se emparentan con el silencio.

 

 

 

 

 

CONTEMPLACIÓN

Tendrías que habituarte a mirar las palabras
como ojos que te miran
Edmond Jabès

Qué mirada punzante

Cómo arde la lengua
cuando las palabras me miran

Y la aridez de la saliva

Y el espeso río de la voz:
la temida desembocadura del silencio

 

 

 

 

 

 

©Sandra Uribe Pérez / “En cuerpo y alma” / Light Painting   

 

 

 

 

 

 

DESPEDIDA

Para orquestar los cánticos del abandono
me sumo a la sílaba que calla
y hace fila ordenadamente en el podio de la muerte.
Me despido del aire,
de su áspera terquedad transparente
que no me es dado poseer.

 

 

 

 

 

SIN TIEMPO

Férrea la luz que se asoma en los ojos de la muerte,
férrea su dura caparazón, hecha de tiempo y limo,
de ebrias palabras que se aprietan entre sí,
en la hinchazón de la boca que se pudre.

No pude ver el mar,
no supe.

Y ya no hay tregua para hundirse entre las olas,
y es el agua la que cruje,
la memoria de los huesos que se aplastan en la noche.

 

 

 

 

 

LIBERACIÓN

Hay que soltar al pájaro
precipitarse
ser legión de cantos
resplandecer en el vértigo:

caer en la escritura
mientras se descifra el color de un ala muerta.

 

 

 

 

 

DESNUDEZ

No quiero
que me vean desnuda

Creerían que existo

 

 

 

 

 

PERDICIÓN

Hoy
el silencio
se pudre en la mirada.

No existe palabra
que pueda
salvarlo de las moscas.

 

 

 

 

 

©Sandra Uribe Pérez / “Construcción” / Light Painting   

 

 

 

 

 

 

COSAS DEL BRANDY

Por inventar un oasis
te conocí en una alucinación

Triste saber que no eras tú
                       sino el deseo

 

 

 

 

 

ASEPSIA

Para limpiar
mi corazón de tu recuerdo
he vaciado mi sangre

Ahora corre jabón por mis venas

 

 

 

 

 

RECETA

Cuando hierva la sangre
añadiré media culpa
          cortada en cuadritos
una taza de humo
y el recuerdo molido del último beso

 

 

 

*  *  *

Derechos reservados
©Sandra Uribe Pérez

 

NOTA BIOGRÁFICA

Bogotá, 1972. Poeta, narradora, ensayista y periodista. Arquitecta, especialista en Entornos virtuales de aprendizaje y magíster en Estudios de la Cultura con mención en Literatura Hispanoamericana. Ha publicado los libros de poesía Uno & Dios (Bogotá, 1996), Catálogo de fantasmas en orden crono-ilógico (Chiquinquirá, Alcaldía Municipal de Chiquinquirá, 1997), Sola sin tilde (Quito, Arcano Editores, 2003) y su edición bilingüe Sola sin tilde – Orthography of solitude (Bogotá, 2008), Círculo de silencio (Bucaramanga, UIS, 2012), Raíces de lo invisible (Popayán, Gamar Editores, 2018) y La casa, Antología (Bogotá, Universidad Externado de Colombia, 2018). Algunos de sus poemas han sido incluidos en las antologías Oscuro es el canto de la lluvia (Bogotá, Alianza Colombo Francesa – Famas y Cronopios, 1997), Inventario a contraluz (Bogotá, Arango Editores, 2001), Poemas a Dios (Bogotá, Planeta Editores, 2001), compiladas por Federico Díaz-Granados; al igual que en Quién es quién en la Poesía Colombiana de Rogelio Echavarría (Ministerio de Cultura y El Áncora Editores, 1998), Conjuro Capital Poetas Bogotanos (Bogotá, Común Presencia Editores, 2008), Antología Poética Entra-mar Tomo II (Bogotá, Sakura Editores, 2019), Pájaros de sombra (Madrid, Vaso Roto Ediciones, 2019), Nuevo sentimentario (Bogotá, Luna Libros, 2019) y Ellas cantan: Antología de poetas iberoamericanas (Bogotá, Universidad Externado de Colombia, 2019), entre otras. Su obra también aparece en diferentes publicaciones de circulación nacional e internacional. Ha sido premiada en diversos concursos literarios y periodísticos en el país y en el exterior; entre estos, fue ganadora del Concurso Nacional de Poesía “La poesía como una casa”, organizado por la Casa de Poesía Silva (Bogotá, 2011); seleccionada en el Primer Premio Internacional de Poesía Visual “Juan Carlos Eguillor” (Bilbao – España, 2012), ganadora del III Concurso Nacional de Libro de Poesía de la Universidad Industrial de Santander (Bucaramanga, 2012); y estuvo nominada al Premio Nacional de Periodismo CPB 2013, en la categoría de Investigación (Premio D’Artagnan, Bogotá, 2013). Sus poemas han sido traducidos al inglés, italiano, francés, portugués y estonio. Actualmente se desempeña como docente de la Universidad Colegio Mayor de Cundinamarca (Bogotá).

⊂Ο⊃

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *