RITUAL DE AVES PERDIDAS | Poemas de Magda Pinilla

 

Foto | ©Archivo particular

 

 

 

⊂Ο⊃

Selección del libro
RITUAL DE AVES PERDIDAS
Burdelianas Poetry Editores | 2022
COLECCIÓN VITA BREVIS

 

 

Este es un libro geométrico. Cada punto nos lleva a otro, hasta formar la figura exacta. Es como si cada poema de Magda Pinilla diera vueltas concéntricas alrededor de una idea poética, en medio de sus significaciones, de su misterio, de su densidad, de su inteligencia. Es como ser testigo del devenir.

Xavier Oquendo Troncoso

 

 

 

TREN DE BURDEOS

Los cuerpos saben
que el deseo es un viaje
sin estaciones
sin retorno.

 

 

 

 

 

ÁLBUM FAMILIAR

La abuela espera detrás del humo
y pulsa el aire con la cuchara de palo,
mientras aguarda el regreso.

Aún no sabe
que las ovejas saltaron el peñasco,
que en las piedras anidan cuerpos baldíos
que engañan a la vista,
y que pronto
sombras negras
llegarán a ejecutar
su ritual de aves perdidas.

 

 

 

 

©Jorge Casas │Serie “Fiesta”, 2012 | Carboncillo sobre papel Canson

 

 

 

 

 

HYBRIS

Una mujer que piensa duerme con monstruos.
Adrienne Rich

Devoro
las historias que debo recordar.
Imposible dormir temprano,
que no llegue mañana y me ahogue
con papel
en el sueño de una silla rígida.

Escribo
telarañas sobre abismos,
humedezco con saliva
un camino de letras.

 

 

 

 

 

 

DIARIO DE UN DÍA DE ABRIL

Te cuento, que como aves, hemos estado enjaulados en la casa. Matamos las horas observando a las palabras deslizarse en pantallas luminosas, impasibles, las vemos recorrer ventanas de cristal. Rostros medio ocultos pasan empujando un carrito que parece de helados, humo blanco, hornos crematorios. Vuelven al origen, así como los zorros se han apropiado de las ciudades, territorio ancestral olvidado.

¿Cómo se aprisiona un corazón inquieto, una sustancia sonora, un tibio universo de alas?

¿Quieres llorar?, pues llora.

¿Cómo va uno a decirle a alguien que no llore si hay tantas razones? Y aunque no las haya, el llanto es nuestro primer y legítimo derecho. Que se pudran los que se quejan del llanto, los que se molestan por la estridencia de la vida. Ellos se acostumbraron a la desolación. Conformistas que no recuerdan el canto primitivo: lenguaje del mar que llevamos dentro.

 

 

 

 

 

 

DIARIO DE UN DÍA DE MAYO

Las palabras que me sostenían se hacen bruma.
¿Cómo detener el desastre?
¿Cómo equilibrar el vacío?
Se acabó el café,
se acabaron los cigarrillos
mal augurio para este día que aún no comienza.

 

 

 

 

 

©Jorge Casas │Serie “Fiesta”, 2012 | Carboncillo sobre papel Canson

 

 

 

 

 

LA MUJER QUE LLORA

Nada existe que no mienta.
Bataille

1
Eres el mundo pero estás sola,
como una mujer que riega las flores
mientras su cuerpo se incendia.

 

2
Los botones presienten el vacío
una navaja asalta
el espacio entre tus dedos.
Los mendigos devoran sus propios ojos.
Bajo el ala del sombrero,
la sombra
de una araña agoniza.

 

3
Sollozas por un hijo que no es tuyo
aprendes el juego donde el rojo
del lienzo
es tu propia sangre,
luz inflamada
de una estrella indiferente.

 

4
Otra vez desnuda en la escalera
transitas la memoria
hurgas tu centro
buscas tu colibrí
en las piezas rotas que dejó la guerra.

Para Dora Maar

 

 

 

 

 

RUBÉN

Lo enterraron
en donde ahora crece
el árbol de durazno.
Su ausencia,
—mancha grávida—
viene del recuerdo
y anticipa la noche.

 

 

 

 

 

 

©Jorge Casas │Serie “Fiesta”, 2012 | Carboncillo sobre papel Canson

 

 

 

 

 

CARTA A KAFKA

Desespero al pensar que no leerás mi mensaje
o que no quieras responder.
Mi destino es ahora un duro caparazón
que me sofoca.
Estoy solo
como solo estás tú ahora
tratando de abrazar el vacío
ya no queda un padre para temer.
Eres la medida de mi miedo
llave en la cerradura
hemos estado esperando
algo que no llega.
No te vayas, no te alejes
nuestro futuro depende de ello.
Salimos al balcón clamando por agua
pero ya no tenemos sed.
Me repito.
¿Y si dormimos un poco más
para salir de este cuarto?
Se nos encomendó
esta labor.

Subamos al tren
la lluvia arrecia
ahora escribiremos
sobre fotos de infancia que se borran
dormiremos con los perros
no podemos elegir,
el ruido del bastón está cerca de nuestras cabezas.
Vamos a tomarlo todo
a matar una a una las pulgas
para que lo dañado no deje entrar al cuervo
no hay holocausto sin manzanas
hasta el último suspiro
no dejaremos la sombra.

Ellos, con sus cabezas pegadas a la puerta
escuchan el teclear de la máquina.
Nosotros los miramos
mientras se lamen los huesos.

Estaba escrito: la cárcel son las palabras.

 

 

 

*  *  *

Derechos reservados
©Magda Consuelo Pinilla Monroy

 

 

 

 

NOTA BIOGRÁFICA

Nació en Cúcuta, Norte de Santander (1984). Licenciada en Idiomas Modernos y Magíster en Literatura de la UPTC. Ha publicado los libros Ritual de aves perdidas (Poesía, Burdelianas Poetry Editores), El lugar exacto de mi noche (Poesía, Épica Ediciones, 2020) y Emily Dickinson, Caja al abismo (Ensayo, Editorial Académica Española, 2016). Ha sido incluida en Pisadas en la niebla, Nuevos cuentistas boyacenses (Común Presencia Editores, Bogotá, 2010), Antología literaria Cultura al riel (TPT, Tunja, 2012), La cuerda floja, Antología poética (Corporación Cultural Alejandría, Tunja 2019), y en Cada grieta en el cuerpo, Mujeres poetas de Norte de Santander (Épica ediciones, 2020). Cuentos y poemas suyos han sido publicados en la hoja literaria Poesía UPTC, La tierra baldía, Burdelianas Poetry, La Raíz Invertida y en Espacio Latino, Letras Uruguay. En el 2022 obtuvo Mención de honor en la Convocatoria del 32 Festival Internacional de Poesía de Medellín.

 

Si desea adquirir este libro comuníquese con BPoetry
(burdelpoetry@gmail.com)
Envíos a todo el país.

 

⊂Ο⊃

Las imágenes que acompañan los textos de la presente publicación son obra del artista plástico Jorge Casas, las cuales también se incluyen en las páginas interiores del libro. La carátula del mismo estuvo a cargo del fotógrafo y artista plástico Constantino Castelblanco Quintana.

* * *

Más poemas de Magda Pinilla AQUÍ.

 

 

 549 total views,  3 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.