REORDENAR EL UNIVERSO – Microrrelatos de René Avilés Fabila

René Avilés Fabila (México, 1940 – 2016)
LA COMIDA DEL DISTRAIDO
Llegó al lujoso restaurante y el mesero, por descuido, en lugar de ofrecerle la carta, le entregó la cuenta.
     El cliente vio la abultada suma y sin más pagó añadiendo una generosa propina.
   Salió a la calle sintiéndose terriblemente satisfecho: la comida había sido magnífica, los vinos también y el postre insuperable; caminaría un poco para ayudar a la digestión.
 
 
Bestiario medieval / Edición a cargo de 
Ignacio Malaxecheverría / SIRUELA
 



LA MÁQUINA DE MÁQUINAS

Supongamos que logran crear una máquina indestructible y eterna que pueda crear otras máquinas y éstas, a su vez, otras que sin ayuda exterior resuelvan todas las actividades manuales del hombre y que, incluso, piensen por él (solucionen ecuaciones, construyan cohetes, cocinen, hagan limpieza, realicen obras de arte pictóricas y literarias, filosofen, gobiernen); aún así nada ni nadie podría evitar que la mano que la ponga a funcionar e inicie el proceso sea humana.

 
Bestiario medieval / Edición a cargo de 
Ignacio Malaxecheverría / SIRUELA
 



LA ESFINGE DE TEBAS

La otrora cruel Esfinge de Tebas, monstruo con cabeza de mujer, garras de león, cuerpo de perro y grandes alas de ave, se aburre y permanece casi silenciosa. Reposa así desde que Edipo la derrotó resolviendo el enigma que proponía a los viajeros, y que era el único en su repertorio. Ahora, escasa de ingenio, y un tanto acomplejada, la Esfinge formula adivinanzas y acertijos ingenuos, que los niños resuelven fácilmente, entre risas y burlas, cuando van a visitarla a su morada, durante el fin de semana.

 
* * *
 
UN HADA EN MIS SUEÑOS
En mi sueño, esa hermosa mujer, alta y esbelta, de sedoso cabello negro, misteriosa, acepta mi conversación. Hablamos de pintura. Al poco tiempo hacemos el amor. Luego, en un edificio extraño, bajamos por unas escaleras eléctricas muy largas. Avanza más rápido que yo. En la medida en que se aleja de mí presiento peligro y trato de alcanzarla.
       Entre nosotros hay dos jóvenes, uno saca el revólver y le dispara; la mujer cae al suelo e inútilmente trato de auxiliarla. El otro tipo también la balea. La sostengo en mis brazos y veo cómo desaparecen los criminales. Al despertar sé que ella me amaba y la echo de menos, necesito verla. No quiero averiguar por qué la mataron, tampoco siento ningún deseo de venganza. Tan sólo aguardo con ansiedad las noches para dormir y estar en posibilidades de soñar con la enigmática mujer, evitar que la asesinen y de tal forma extender nuestra pasión, que fue violenta y que fue dulce.

Bestiario medieval / Edición a cargo de 
Ignacio Malaxecheverría / SIRUELA

SOÑAR O NO
Soñar que uno sueña es algo tan común, trillado, que mucho ha servido a la literatura. Pero soñar que uno no sueña es algo distinto y quizá novedoso. 
* * *

NOTA BIOGRÁFICA. René Avilés Fabila. (Ciudad de México, 15 de noviembre de 1940-Ib., 9 de octubre de 2016). Obtuvo la Licenciatura en Relaciones Internacionales, e hizo estudios de posgrado en la Universidad de París.
Su bibliografía reúne cuentos, novelas, libros de memorias, ensayos y artículos. Destacan las novelas Los juegos, Tantadel, La canción de Odette, El gran solitario de Palacio, Réquiem por un suicida, El reino vencido y El amor intangible; los volúmenes de cuentos Hacia el fin del mundo, La lluvia no mata a las flores, Fantasías en carrusel, Todo el amor, Cuentos de hadas amorosas, El Evangelio según René Avilés Fabila y El bosque de los prodigios; los libros autobiográficos Recordanzas, Nuevas recordanzas y Memorias de un comunista

     Su obra ha sido incluida en antologías nacionales y extranjeras, está traducido a diversos idiomas. Sus Obras completas abarcan varios volúmenes. Sus microrrelatos están esparcidos a lo largo de más de una docena de libros, principalmente en los tomos de cuentos titulados Todo el amor y Fantasías en carrusel, editados por Nueva Imagen. 

Visite la WEB  del autor
Derechos reservados
©Herederos René Avilés Fabila