ECO DE PÁJAROS – Poemas de Carlos Zarzalejo

 

 

 

 

He construido un sótano en el piso

                                                                          parecido a Mayakovski.

 

Escribo sobre un eco de pájaros

                                   que se niega a volar.

 

Los únicos dos dedos en la frente

                  les han sido mutilados al siglo.

 

Ahora en punto

                        marca el reloj;

                                                     sin aire

 para sostener esta tormenta de postales

                          que salen de mi garganta.

 

Una mosca se frota las patas

             sobre las naciones del desamparo.

 

Una mosca que habla,

                  que piensa.

 

 

 

 

AUGUSTE RODIN | Dolor, 1882 | Bronce | Art Institute Chicago | CC0 Public Domain Designation

              

 

 

 

 

 

a Susan Urich

Voy a través de mi tiempo

                                       por vías sin asfaltar.

 

A duras penas recojo el agua

                  que expelen las nubes al besarse.

 

La tierra está muy lejos,                                                  

me explico,

el miedo no es sino una sombra

                                  que me unto para caer.

 

A ratos cierro un ojo

                         y se encienden las perseidas;

 

el otro está sellado con un poema de Trakl,

                                                                                       

preso en la escritura,

 

nostálgico

                como las casas

                       donde hay sembrado toronjil.

 

 

 

 

Una vela es un estado joven del sol,

                                                      el principio del universo.

 

Poco a poco aparecen las siluetas

que circundan los rezos delgados de la guitarra.

 

Esas formas

    en las que se convierte un cuadro de Pollock.

 

La actitud de las líneas

                 donde cuelgan las botas del fuego

                                                     corta la noche.

 

Pase lo que pase

                          inhala suave,

          la sangre acaricia tu cuerpo desde dentro.

 

Fin de la cita.

 

Volver a ser sombra

      con las hebras de la locura entre los dientes.

 

 

 

 

 

AUGUSTE RODIN | Adán (fragmento), modelado entre 1876-1886 | Bronce con pátina marrón oscuro | Art Institute Chicago | CC0 Public Domain Designation

 

 

 

 

 

A Gabriela Rosas

Agosto es el verbo que se pronuncia contra el aire,

                           látigo en la nada,

                           jab de izquierda encima de la atmósfera.

 

Por más que grites

nunca van a sonar los dibujos animados como campanas.

 

Poeta es abrir un túnel en el pecho

                                                    para que escape el amor,

no al revés.

 

Nunca he visto labrar las pizarras con un fusil:

                                                      una bala es un epitafio.

                           

Yo escucho King Crimson con prudencia,

                                     he obtenido mi récipe legalmente.

 

El hombre irrumpirá en los campos de concentración

                            a reinventar Woodstock.

                            a retomar el orden natural del universo.

 

Bebed comed y tirad

                         que este es el cuerpo generoso del átomo.

 

Algún día seremos cápsulas masturbadoras y lumínicas,

algún día no muy lejano

                                         cuando nos duelan los nudillos.

 

 

 

 

De niño aprendí un rezo

                                              para hacerme invisible.

                

Una oración de agua

que se filtraba por las paredes cuando caía la lluvia.

 

Flor

           que hablaba con las nubes

                    la escribió para mí

                    en un pedazo de tarde cercano al patio.

 

Juntó su tórax en forma de cuenco

                                                                   y lo llenó.

 

Primero con unas frases color ámbar.

 

Era una resina similar a la que usan los chelistas

                         para arrancarle sonidos a la madera.

                        

Ella frotaba las crines del caballo

                                                              contra el sol.

 

Esto es para el lenguaje, me dijo.

 

Después el agua.

 

Esto es para que nades y te pierdas

                                         en las bahías de tu sombra

 

 

 

 

 

AUGUSTE RODIN | La cariátide caída cargando su piedra, modelado entre 1886-1896 | Bronce con pátina marrón oscuro | Art Institute Chicago | CC0 Public Domain Designation

 

 

 

 

 

¿Cuándo es volver

                    si nunca me he arrancado

                                                  de mí?

                                 pregunta la oruga.

 

Volver es imposible

 

Solo podemos ir a las plazas

      que han quedado colgadas del sol.

 

Recrear los instantes

      cuando la muerte estaba más lejos.

 

 

 

 

Fui al parque

a ver los zapatos dormidos

                         en los cables de la memoria.

 

El viento polinizado

               subía por los espirales en mis ojos.

 

Todos teníamos la risa adolescente

                                             de las guitarras.

 

Cebada en la boca y en la lluvia

                                                uñas asesinas.

 

Ya no están más aquí.                                     

Ni la harmónica.

Ni aquella lata bestial en la noche.

 

 

 

 

 

AUGUSTE RODIN | Adán (fragmento), modelado entre 1876-1886 | Bronce con pátina marrón oscuro | Art Institute Chicago | CC0 Public Domain Designation

 

 

 

 

 

El sol nos verá morir a todos,

riendo

             con la mueca dormida de Luca Prodan.

 

Nada excepto el metal

            inundará el espacio inocuo del universo.

 

En mis cajas de zapatos sepultaré

los laberintos

     que adornan este zoológico llamado hombre,

las calles diminutas que forman un puente

                                  hacia mis urnas colectivas.

 

Estaré de pie

          como las nueces que atravesaban los ríos.

 

Siempre habrá una excusa animal para volver

                     al rock,

                     al arte discursivo que nos acusaba

                de ser menos personas que los monos.

 

Contados están los días en que la tierra

                          sea alcanzada por un naufragio

y sepamos que hay algo más profundo

                               que los trenes hacia La Paz.

 

El blues no nos calmó el hambre de aborrecernos.

 

Aún somos demasiado humanos

                      para cantarnos serenatas

                                                    con las pupilas.

 

 

 

 

Ahora todo el mundo tiene un poema,

un beso guardado en el bolsillo,

un labio redondo como la fruta que nace en los Himalayas.

 

Ahora todos tienen un doliente,

una cicatriz que avanza por todo el corazón,

un duelo profundo que no lo sana una pandemia.

 

Ahora todos están molestos

y se miran a través de sus cartulinas de plomo

y se acercan a tomar las sartenes de la sabiduría por las orejas.

 

Ahora todo es explícito

y decir cuatro frases emparentadas con muerte se celebra los domingos de cada mes.

 

Mucha soledad distendida.

 

Algo tan esférico y eterno como el canto de los grillos puede ser usado en tu contra:

una fecha en la que lamentablemente puede estar el elemento 7,

una pelota firmada por una estrella de mar.

 

Ahora se ha abierto una fosa común donde todos tenemos una palabra amiga

y un libro quemado donde habita el hombre y la mujer

y hasta un perro

y una molécula de uranio.

 

Ahora todos hacen videos caseros

y maldicen con fuerza

y apoyan las maldiciones (siempre y cuando no sean en su contra)

en cuyo caso maldicen de nuevo

y así ad infinitum.

 

Ahora tenemos que cuidar el diámetro de las vocales

y despertarnos con cuidado para evitar despertar a los difuntos

y luego salir a caminar por las aceras del píxel.

 

Luego no hay nada;

 

allí nos saludamos con miedo a decirnos adiós

y nos decimos adiós con miedo a romper las cáscaras del pensamiento

donde florece un jardín de orondas convicciones.

 

Ahora la piel es más fina

y nadie sabe

hasta cuando durará tanta tristeza.

 

 

 

 

 

AUGUSTE RODIN | Adán, modelado entre 1876-1886 | Bronce con pátina marrón oscuro | Art Institute Chicago | CC0 Public Domain Designation

 

 

 

 

 

a Alessandra Sofía

El sol de una presencia se escucha temprano. Pequeños pies asechan. Se parecen a la gesta de vivir lo más cercano a uno mismo. Esa gesta mínima y sofisticada.

Entran los primeros rayos de luz en mi atmósfera, en mi vaho salino mordido por las letras.

Pequeños pies se mueven para buscar la óptica de los objetos menos pesados, un día de aguacero.

 

 

 

 

Esa guitarra

                 canto en cautiverio

                 colgaba de un clavo.

 

El canto y el cautiverio,

              y la casa;

 

del árbol,

                mi casa quiero decir,

                mi canto,

                mi cautiverio.

 

Esa guitarra no estaba rota

                       tenía una herida.

                         

Leyenda

       y cedro como una oración,

          lluvia como una oración,

              sol como una oración;

                              

discurso apretado con clavijas 

                   y oído de artesano.

 

Esa guitarra que solo yo toco

                           se desnudaba,

se quitaba la ropa,

                  las cuerdas,

                  los trastes,

                     se desnudaba;

 

se quitaba la casa,

                 el canto,

                 el cautiverio

 

y yo la tomaba por la cintura

              como si fuera mi país

 

y le decía

    lléname los dedos de callos,

                                           luz,

                                      noche,

                                   mi amor;

dime si esto

       solo es cosa de trovadores

           e ilustrísimos borrachos;

 

dame el canto,

 

vente conmigo a buscar

               todos los amaneceres.

 

Algunos días

            sus cuerdas eran venas

de tanto hacer del aire un coro.

 

Quiero que me entiendan,

           yo tenía una pierna más,

                          una novia más.

                         

Esa guitarra que arrojé

   a los hambrientos domingos.

 

                                                                                         

 

*  *  *

Derechos reservados
©Carlos Zarzalejo

 

 

NOTA BIOGRÁFICA

Nació en Caracas, en 1975. Doctor en Educación, docente, poeta. Su trabajo literario le ha hecho merecedor a los siguientes reconocimientos: Premio Nacional de Literatura Bienal Ramón Palomares, 2015; Premio Nacional de Poesía de la Casa de las Letras Andrés Bello, 2015. Premio Nacional de Poesía Monte Ávila Editores, 2014. Algunos de sus libros pueden descargarse en Amazon.com. Es creador y desarrollador del proyecto elcentrodelpixel.

⊂Ο⊃

Las imágenes que acompañan los poemas son esculturas de AUGUSTE RODIN, obras del Art Institute Chicago, catalogadas como de Dominio Público | CC0